Invisibles Palpables. Luis González Palma

 

   
Invisibles Palpables Otras series      
         
         

Texto

“Invisibles palpables”

En la concepción de esta muestra, Luis González Palma afirma haber asumido, en líneas generales, la incursión en algo que él llama “abstracción lírica”, una forma de acceder a una conciencia más compleja y profunda, a la búsqueda de una realidad relacionada con el vacío y el espacio sagrado, creando imágenes que representan espacios visuales meditativos, inciertos y cargados de una geografía misteriosa.

La muestra está dividida en dos partes, ambas realizadas a partir de fotos de archivo, uno perteneciente al Centro de Investigaciones Regionales de Mesoamérica(CIRMA), en Antigua Guatemala, y el otro, al Observatorio Astronómico de Córdoba, Argentina.

En la primera parte, “Hesiquia” (termino técnico en la historia de la espiritualidad monástica que hace referencia el estado de quietud y de silencio de todo el ser, necesario para permanecer con Dios),  Luis González Palma retoma imágenes fotográficas creadas por Juan de Jesús Yas, uno de los pioneros de la fotografía guatemalteca de finales del siglo XIX. De estas placas, G. Palma elimina digitalmente el registro figurativo (retratos de sacerdotes y de imaginería religiosa), dejando visible tan solo la información producida por las irregularidades en la aplicación de la plata, las huellas del tacto humano y las reacciones químicas producidas por los cambios de temperatura y humedad. Su intención es mostrar el contenido visual de toda una historia que ha quedado registrada en estas placas a través de los años, resaltando las huellas que han quedado grabadas en ellas por su relación con el ambiente y las personas con las que estuvieron en contacto.

Para G. Palma, estas imágenes reflejan y representan la idea de vacío y de tiempo en un sentido metafísico. Imágenes que hacen relevante otros tipos de registro: “la nada” como búsqueda espiritual,  un espacio que es habitado por la consciencia,  el documento azaroso de un tiempo vivido que es ajeno a la toma misma, el registro de su existencia a través de un espacio temporal de cerca de cien años que ha permitido quedaran impresos una suma de hechos fortuitos que han afectado su superficie por distintas causas, tanto humanas como naturales, cargándolas de un alfabeto visual pleno de una tensa calma.

La primera parte, “Koan” (El koan, dentro de la filosofía Zen, es una pregunta sin solución lógica, tiene como objetivo romper las pautas normales de pensamiento e introducirse en una súbita conciencia de iluminación) permite al artista guatemalteco hacer una reflexión visual a partir de fotografías astronómicas realizadas en el Observatorio de Córdoba, Argentina, el primer observatorio astronómico en el cono sur y, por lo tanto, el lugar en donde se registraron las primeras imágenes del espacio desde esa zona del mundo. Koan se halla dividida en tres partes.1. “Astrofotografía”: serie de collages realizados con fotografías de cometas, de la luna, del sol  y de eclipses solares.2.“Espectros”: serie en la que explora nuevas formas de representación a partir del registro de líneas espectrales, (radiaciones visibles de intensidad demasiado baja para ser percibidas por el ojo humano), y 3.“Polvo cósmico” (polvo del espacio, compuesto por partículas menores de 100 µm. Este polvo llena todo el cosmos, incluido el sistema solar, y proviene del espacio intergaláctico, interestelar o interplanetario), dibujos geométricos que González Palma ha ejecutado a partir de fotogramas de rayos cósmicos realizados en Argentina entre 1945 y 1948.

Ambos proyectos representan para el artista la búsqueda de un espacio de introspección en el cual el uso de la abstracción le sirve para representar vivencias interiores. Luis se ha interesó por el uso de la imagen astronómica como exploración de una realidad que le era, en ese momento, desconocida y que le ayuda a reflexionar sobre la noción de infinito, de misterio y de la búsqueda de un origen. El uso de la geometría en estas series está ligado con una grafía sobre lo sagrado, pues G. Palma considera que la representación de algunos de estos elementos invisibles está relacionada con un orden divino, ya que persiguen revelar las posibles esencias del universo.