Exposición “Criaturas fràgiles”. Sylvia Plachy

Inauguración: 10 de Septiembre de 2008

      

Fragile beings – criaturas fràgiles

El miércoles próximo, día 10 de septiembre a las 20h, inauguramos la exposición “Fragile Beings” de Sylvia Plachy, una de las fotógrafas norteamericanas más reconocidas internacionalmente. En algunas fotos de esta exposición, centrada en el mundo animal, aparecen personajes interesantes, como su amigo, el genial Tom Waits, o su hijo, el actor Adrien Brody. Richard Avedon, dijo de Sylvia que “desde The Americans de Robert Frank, no había visto una obra tan variada y con tanta fuerza” y André Kertész, que nunca había visto a nadie que capte el momento y lo plasme en el negativo con más intimidad y humanidad: “fotográficamente, es lo máximo”. Wim Wenders prologó uno de sus numerosos y premiados libros: “Quienquiera que dijese por primera vez la frase “una imagen vale más que mil palabras” no había comprendido ni una cosa ni otra (….) hasta que vi alguien que era capaz de lograr con imágenes lo que las palabras logran cuando se unen en forma de poema (…). Jim Jarmusch comentó “Las angustiadas fotografías de Plachy son perfectas en su imperfección; desprovistas de innecesarias cargas y cada una es su propio autorretrato, pero desde dentro hacia fuera”. Y así muchos otros personajes del mundo de la cultura y la fotografía. La exposición está comisariada por Joaquín Gallego, que también comisarió la antológica de Sylvia Plachy que tuvo lugar en el Círculo de Bellas Artes en Photoespaña 07.

Textos

Sylvia Plachy nació en Budapest y dejó Hungría con sus padres tras la revolución de 1956 para emigrar a los Estados Unidos en 1958. Amiga y discípula del maestro André Kertész, empezó a trabajar como fotógrafa en 1965. Entre 1974 y 2004 trabajó para el semanario neoyorkino Village Voice. Durante ocho años sus fotografías ilustraron la página del sumario. Era una serie de imágenes de Nueva York que tituló “Unguided Tour”. En 1990 publicó una selección de estas fotografías en el libro del mismo título, que salió a la venta con un CD de Tom Waits y que obtuvo el Infinity Award del ICP como mejor publicación del año. Hoy es un libro de referencia. Son escenas anónimas, en las que no parece ocurrir nada especial, pero que descubren una realidad poco representada: la cotidianeidad. Lo extraordinario de estas fotografías es que enseñan a ver aquello que normalmente nadie mira. Richard Avedon decía de ella que, desde The Americans de Robert Frank, no había visto una obra tan variada y con tanta fuerza. “Me hace reír y me rompe el corazón. Es moral. Es todo lo que un fotógrafo debería ser”. Y André Kertész, que nunca había visto a nadie que capte el momento y lo plasme en el negativo con más intimidad y humanidad: “fotográficamente, es lo máximo”. Su obra es ampliamente reconocida y admirada en los Estados Unidos y Europa y, sin embargo, en España nunca había sido expuesta hasta el pasado año, en la edición del Festival PhotoEspaña 07, que celebró una muestra antológica de cien fotografías en el Círculo de Bellas Artes, con el nombre: “De reojo”, recogida también en el libro del mismo título, y editado por La Fábrica y el Círculo.

La fotógrafa y galerista Blanca Berlín quedó admirada por la Exposición y quiso contactar con Sylvia; lo hizo a través mío que, junto con Mireia Sentís, tuve el privilegio de ser comisario de la exposición y cuidar de la edición del libro. De modo que, después de establecida una vez más la red de las “afinidades electivas”, Sylvia, Blanca, Mireia y yo mismo decidimos presentar, de nuevo en Madrid, una amplia serie de sus imágenes protagonizada por animales. Porque “nadie teme a Sylvia, puede ir a donde sea y no asusta a los pájaros” (Tom Waits).

Joaquín Gallego