Exposición “Confieso que invento sueños”. Veru Iché y Ion Dikaiakos

Inauguración: 17 de Septiembre de 2009

Confieso que invento sueños

Blanca Berlín Galería apuesta por el arte joven y emergente con la exposición Confieso que invento sueños…,  que marca el inicio de su nueva temporada.

La reunión de los dos artistas que la protagonizan, Veru Iché (Argentina) e Ion Dikaiakos (Grecia), no es producto de la casualidad sino que busca  intencionadamente mostrar dos estilos diferentes que, sin embargo, tienen muchas coordenadas en común: la originalidad, la creatividad, y el más audaz vanguardismo. Las fotos de Iché, surrealistas e irónicas, se basan en la recreación del recuerdo. Las de Dikaiakos, en el retrato, que es también un registro del recuerdo.

 

Textos

VERU ICHÉ (ARGENTINA)

LA SEÑORITA Y OTRAS SERIES.

Vamos a imaginar que escribo desde un lugar remoto donde las cosas no suceden de la forma en la que estamos acostumbrados y, en este lugar, una vez al mes regalan cuadernos por la calle para que escribamos nuestros sueños. Muchos de estos cuadernos ya escritos se encuentran por las aceras, en los cubos de la basura, en museos, baños públicos, cajas fuertes, etcétera…

Encontré uno que decía “Los seres que habían decidido convertirse en otros seres se desnudaron con humildad. Tan puros, bellos, casi santos, casi vírgenes, volaron hasta las ramas de los pocos árboles que quedaban en pie y desde allí, junto a los pájaros y otras alimañas preciosas, observaron la guerra en la que se debatía la miseria y lloraron por todo y por la cercana nada, lloraron incansables. Para muchos ese llanto fue una provocación“.

A partir de los textos encontrados y propios de la literatura de los sueños confecciono las escenas de mis fotos, que suelo trasladar a escenarios naturales.

Trabajo también con la recreación del recuerdo.  Por ello, siempre intento que la gente me cuente historias, sobre todo la gente mayor.  A medida que pasa el tiempo, el recuerdo se hace parte del sueño o ambos se alimentan del mismo plato. La mente inventa todo el tiempo, acomoda, transforma y ésto es lo interesante para mí, descubrir cómo este ejercicio transforma la realidad.

En este lugar remoto donde vivo ahora, la mentira no es una atrocidad, se vive como algo creativo, no es castigada porque se usa con fines libertarios.

Las fotos que confecciono son un intento de rescatar estos inventos de la mente y coleccionarlos como un tesoro. Cada una es un extracto que contiene la información más salvaje de mis mentiras.

Verónica Iché.

Palma. Junio de 2009.

ION DIKAIAKOS (GRECIA)

WORK ON PORTRAITS

 “El retrato fotográfico no es tan simple como pudiera parecer. Un retrato es un registro del recuerdo a la vez que un objeto de penetración. El discurso en el retrato fotográfico es todavía más conflictivo. El retrato puede ser analizado formalmente, pero seguirá manteniéndose ajeno a la propia conciencia de sí mismo del espectador. El sujeto humano con sus demasiado familiares manierismos y auto proyecciones genera dudas sobre lo que constituye el comportamiento humano. El uso de la manipulación digital socava la retórica de la llamada verdad objetiva que tanta importancia ha tenido en el éxito cultural de la fotografía tradicional -la pérdida de lo real. Sin embargo, las imágenes digitales no son inferiores al realismo visual de la fotografía tradicional…-.

Las imágenes digitales introducen fragmentación, incertidumbre, heterogeneidad y enfatizan la representación y un proceso simultáneo de discontinuidad histórica. Es un proceso de abierta ficción. Como su nombre indica, los procesos digitales retornan la producción de las imágenes fotográfica al impulso de la creatividad humana, a los dígitos. Por esta razón, las imágenes digitales están más cerca del espíritu de los procesos creativos del arte que los valores reales de la fotografía analógica”.

Extracto de Ion’s “Work on Portraits” de Pamela Browne.