Cecilia Paredes. Oyendo con los Ojos

Comisarios: Alejandro Castellote y Blanca Berlín

Exposición en Tabacalera Promoción de Arte. (15/10/2015 – 17/01/2016)

Texto curatorial

Las obras de la artista peruana Cecilia Paredes viajan desde lo natural a lo cultural, atravesando la historia como un laberinto que debe ser releído, reescrito y repensado para redimir errores, para adquirir conocimiento sobre nosotros mismos, pero también para purgar los siglos de infamia que la especie humana acumula en la organización de su estructura social y en su relación con la naturaleza. Una naturaleza que ella convierte en icono sagrado, en cosmovisión atemporal, en escenario simbólico del equilibrio entre animales, plantas y minerales que afirman, a menudo desde la fragilidad, su condición igualitaria e imprescindible en la trama que constituye la vida.

La intrínseca humildad de los materiales que incluye en sus obras le sirven para reclamar una toma de conciencia sobre nuestra posición en el mundo. Dibuja la morfología de la violencia con el trazo humilde y minucioso de piedras, conchas, plumas, corales, huesos… recolectados con paciencia y engarzados con la maestría del orfebre, dotándolos de un carácter alegórico que contiene simultáneamente reflexiones sobre la mujer, la religión, el arte, la política y el poder. Asimismo, en sus esculturas, fotoperformances e instalaciones Cecilia Paredes aborda la omnipresencia de la religión y los ritos identitarios en las conductas que han educado a las sociedades a lo largo de los siglos. Su trabajo se apoya constantemente en metáforas y símbolos del pasado visitados desde el presente,  haciendo visible su interés por el origen y la elaboración de los mitos ancestrales y subrayando su persistente influencia en la cultura contemporánea.

El manto estético que recubre sus posiciones críticas sobre los seres humanos es una invitación, impregnada de belleza artificial, que anima a penetrar y a opinar sobre la imperiosa necesidad de recuperar la cordura, la ética y la justicia en todos nuestros actos. Son aspiraciones de apariencia utópica, pero la realidad se ocupa diariamente de recordarnos la urgencia de incorporarlas a las relaciones sociales.

Alejandro Castellote y Blanca Berlín