Bartolomé Ros Amador

De forma amateur, pero con un sentimiento tan apasionado como el de su padre, Bartolomé Ros Amador (Ceuta 1933), un joven a una cámara Rolleiflex pegado, fotografió su vida y la de quienes quería con el único afán de disfrutar. Criado y educado en una ciudad abierta y moderna como era Tánger en la década de los años 40 y 50, en su archivo hay imágenes de su familia, sus amigos, sus profesores y compañeros y de todos los lugares que visitaba. Si alguien tiene una fotografía realizada por Bartolomé Ros jr. conoce el lugar y el momento exacto por el que pasaba su vida.