Antonio Lenguas

 

Mirar, sentir, coleccionar. Escoger, gozar, atesorar. Los tesoros, lo que guardamos porque lo amamos. Gozamos guardando, atesorando lo que nos hace gozar. Colocamos, apilamos, creamos muros, algunos materiales, otros intangibles. Los muros nos protegen, nos amparan del pasmo de vivir. Sólo los muros levantados con ladrillos de placer, son puentes. Los ojos del puente que nos dejan ver, salir, y encontrarnos con lo que amamos para mirarlo, sentirlo…

 

 

La instalación

Como la pared de una bodega donde guardamos lo más preciado y que en algún momento podemos compartir

– Muro compuesto de botellas de HENDRiCK’S apiladas

– El muro contiene y soporta unas cajas de luz, donde se muestran fotos o fragmentos de las colecciones de Miguel Soler-Roig, Joaquim Paiva y Toni Catany coleccionistas y artistas reconocidos

– El muro está sin rematar, pues crecerá en el futuro. Las colecciones nunca están concluidas

– Al pie, un cajón de embalaje, abierto, contiene alguna botella y alguna foto, aún por instalar

– La instalación es visualizable, tanto desde el exterior, como desde el interior de la galería: Más que un muro interpuesto, separador, quiere ser una ventana, un puente.

 

Instalación: Antonio Lenguas