Andrea Sánchez-Elía

 

MINIATURA andrea MINIATURAS andrea
        Up & Rolling                  Plata de ley

Statement

Nacida en Nueva York, EE.UU, 1990. Nacionalidad: española Se me hace difícil escribir un currículo enfocado a la fotografía porque considero que nunca he hecho algo relacionado con la fotografía que sea digno de mención. Pensando en cómo iba a escribir esto, me he dado cuenta que a lo largo de mi corta vida siempre he tenido la fotografía cerca. Con 8 años todavía no hacía fotos, pero me pasaba horas con mi tía viendo como ella retocaba las suyas en el ordenador; me contaba cosas sobre la luz y sobre como el atardecer era la mejor hora para hacer retratos. Mi madre me dio mi primera clase de fotografía oficial con doce años, en un barco mientras hacíamos fotos a mi primo navegante: “Andre, asegúrate que el horizonte no salga torcido!” me gritaba entre ola y ola.   Mi segunda y última clase corrió a cargo de una mujer en cuyo cuerpo no cabía un solo tatuaje más. Fue en un estudio en Nueva York, duró 40 minutos y me enseñó la relación entre apertura, velocidad y diafragma. Saqué cuatro fotos a un maniquí, dos a una pared y me lancé a las calles neoyorquinas a poner todo en práctica.  A pesar de no ser dueña de una cámara decente hasta los 18 años, recuerdo que era experta en adueñarme de las cámaras de los que estaban a mi alrededor. A Mercedes, la mujer de mi padre, le traía loca. Cada vez que íbamos de viaje acababa yo con la cámara colgada del cuello; cámara de fotos o cámara de video, daba lo mismo. Al final de un viaje por Italia me dijo con su acento argentino: “Che Andre, no tenés mal ojo vos”, y a partir de ahí, dejé de apoderarme de su cámara para ser ella la que empezara a colgármela del cuello. Siempre he sido una persona curiosa. Me intriga ver que hay mas allá de la burbuja en la que he crecido. Con diecisiete años fui a África por primera vez acompañada de una Canon digital que funcionaba con pilas. “No voy a tener electricidad, así que me voy con esto ”. Mi madre no daba crédito. Volví del viaje apasionada, con una tarjeta de memoria llena de retratos y, por supuesto, todos ellos extremadamente pixelados.